Sexólogo en Córdoba | Alteraciones del Deseo en la Mujer - Sexólogo en Córdoba

Deseo Sexual Inhibido o Falta de Deseo

Qué es?

Deseo Sexual Inhibido (DSI) es la disminución o perdida de los niveles de interés sexual .Esta etapa precede a la excitación, representada en el varón por la erección, y en la mujer por la lubricación. El DSI puede ser intermitente, circunstancial  o  permanente.

Actualmente aumento el número de consultas relacionado con trastornos del deseo, la frecuencia en los varones era, del 4%, y en mujeres 2 al 3% en el año 2000. En un trabajo que  elaboramos, al cierre del año 2010 observamos un aumento importante en las consultas del 40% aproximadamente tanto en varones como en mujeres, llamando la atención el aumento de consultas que comprende al grupo de hombres entre los 30 y 50 años, y las mujeres entre los 40 y 50 años.

Cuáles son sus causas?

La libido o deseo sexual es un fenómeno de compleja estructura en el que se combinan ciertos aspectos a tener en cuenta:

Psicológicos: la vida sin estrés es imposible, ya que las demandas y los estímulos son continuos y el organismo lo resuelve en silencio. No obstante todos no tenemos el mismo nivel de vulnerabilidad frente a estos fenómenos, cuando estas demandas (físicas o psíquicas) son muy excesivas, intensas o prolongadas, “superan la capacidad de resistencia del organismo, y nos encontramos frente a lo que se denomina distres (el ruido que hace el organismo porque se acciono su alarma) en este caso el ruido está representado por la disminución o falta de deseo sexual. No olvidemos  que todo lo relacionado a la sexualidad, tiene una alta carga emocional y por lo tanto todo aquello que movilice nuestras emociones, repercutirá sobre la esfera sexual.

Médicos u orgánicos: la etapa del deseo está influenciada por la testosterona (hormona) en ambos sexos, distintos aspectos de la vida

  • Problemas económicos.
  • Problemas laborales.
  • Problemas familiares.
  • Ingesta de medicamentos.
  • Alcoholismo.
  • Cigarrillos.
  • Adicción a drogas.
  • Depresión.
  • Menospausia.
  • Jubilación.
  • Jubilación.
  • Cumpleaños.
  • Casamiento.
  • Embarazo.
  • Nacimiento de los hijos.
  • Post parto, etc. pueden llevar a un descenso de las hormonas.
  • El hipotiroidismo (menor producción de hormonas por la tiroides).
  • Aumento de la prolactina (hormona de la hipófisis) también pueden deprimir el deseo.

No hay que olvidar que el sistema glandular esta en intima relación con el sistema nervioso central (donde se encuentra el cerebro, principal órgano sexual), por lo tanto todo lo que origine estado de alerta, movilizara neurotransmisores (sustancias que llevan información ) haciendo impacto sobre el hipotálamo  donde se maneja y regula la producción hormonal.

Sexuales: a  veces este síntoma forma parte de un mecanismo de defensa para ocultar una impotencia, eyaculación precoz (varón) o anorgasmia (en la mujer).

Diádicos o de pareja: los conflictos interpersonales suelen manifestar un cambio en los sentimientos o atracción sexual por el otro, o bien descubren que gran parte de sus energías sexuales son consumidas por otros problemas de las parejas. Las parejas con  problemas de hostilidad, el engaño, la falta de comunicación y de respeto, manifiestan alteración del deseo

Sociales: lo que caracteriza a la sociedad de hoy, es el cambio permanente. La revolución tecnológica, ha creado un nuevo modelo de sociedad, hiper-industrializada, mecanizada y súper especializada, donde la globalización ha sembrado las semillas de la falta de trabajo, la violencia urbana, el abuso a las drogas, la indiferencia de los políticos frente a los graves problemas, etc.

No olvidemos  que todo lo relacionado a la sexualidad, tiene una alta carga emocional y por lo tanto todo aquello que movilice nuestras emociones, repercutirá sobre la esfera sexual.

Algunas veces, más que presentarse un deseo inhibido, puede existir simplemente una discrepancia en los niveles de interés sexual entre los dos miembros de la pareja, quienes poseen niveles de interés dentro del límite normal.

A veces, alguien puede afirmar que su pareja presenta deseo sexual inhibido cuando, en realidad, la misma persona puede tener un deseo sexual hiperactivo y ser muy exigente sexualmente.

Cómo evaluar la  falta de deseo?

La libido o DSI es un fenómeno menos medible que la erección, la eyaculación o el orgasmo femenino. Mientras     que estas respuestas fisiológicas son cuantificables y fáciles de identificar, no se pueden realizar medidas precisas del deseo sexual. Por lo tanto la agudeza en el diagnostico clínico sexológico, evaluando los distintos aspectos, es la clave para poder efectuar una estrategia terapéutica.

Cuál es el tratamiento?

La estrategia terapéutica debe ajustarse a cada caso en forma  individual y comprende:

  1. Regulación hormonal.
  2. Tratamiento Farmacológico.
  3. Mejorar la intimidad, favorecer la confianza y seguridad.
  4. Entrenamiento en habilidades de comunicación.
  5. Restructuración cognitiva (cambio en los pensamientos, que generan cambios de actitudes)
  6. Educación y Terapia sexual.

Buscador:

Consulta On-line