Sexólogo en Córdoba | Infertilidad y Sexualidad - Sexólogo en Córdoba
  • Infertilidad y Sexualidad

    Infertilidad y Sexualidad

    El abordaje de las parejas con problemas de infertilidad, requiere conocer sus costumbres culturales y sociales, la percepción que el individuo tiene de la sexualidad, la comprensión de la función reproductiva y su relación de pareja. La prevalencia de la infertilidad no son muy exactos, se estima que aproximadamente un 20 % de las parejas experimentan algún problema de infertilidad durante su vida reproductiva.

    La infertilidad puede deberse a factores masculinos, a factores femeninos o una combinación de ambos. En general se debe estudiar a la pareja en conjunto, y no es prudente empezar estudios complejos y complicados hasta tanto la pareja no haya tratado de lograr un embarazo por lo menos durante 2 años sin el uso de medidas anticonceptivas.

    La evaluación de la infertilidad puede llegar a ser emocionalmente traumática, y convertirse en una amenaza para la imagen emocional, física y sexual de cada paciente.

    El enfoque dela esfera sexual en la consulta es muy importante, pues se debe indagar sobre la conducta sexual, frecuencia del coito, técnicas del coito, deseo sexual, respuesta sexual, comportamiento , antecedentes y presencia de infecciones de transmisión sexual, adicciones , drogas , conocimientos sobre sexualidad (educación sexual) o sobre reproducción humana, y todo esto puede ser considerado por la pareja como amenazante, degradante e incluso inapropiado.

    Muchos individuos infértiles sienten que están dañados y esto se extiende a su sentido de valor, autoestima e imagen corporal; por ello no es extraño que muchos de ellos se sientan sexualmente poco atractivos, y esto los puede llevar a una disminución del deseo sexual, con menor capacidad en la respuesta sexual y menor placer de su sexualidad.

    Es importante la orientación de estas parejas pues sólo ven y aprecian las relaciones sexuales con el fin reproductivo, la sensación de no tener hijos cuando se desea suele producir perturbación y desconcierto, los esposos se culpan mutuamente, y la relación sexual adquiere un matiz de “trabajo” o “tarea obligatoria”, más que un carácter placentero. Esto genera tensiones y conflictos en la pareja.

    Muchas mujeres infértiles se sienten vacías y frustradas en su condición femenina, Hay reportes de hasta un 5 % de parejas que consultan por infertilidad , donde hay un vaginismo que no ha permitido el coito.

    Durante el estudio y tratamiento pueden aparecer disfunciones sexuales , en ocasiones hay que “tener un programa de sexo”, donde las relaciones sexuales se mantengan en días fijos independientemente del deseo; o hay que tomar muestras del semen, lo que inquieta y preocupa al hombre, y como respuesta surgen imposibilidades de la erección.

    También hay conductas sexuales que pueden alterar la fertilidad, por ejemplo, el uso de lubricantes vaginales que por su naturaleza son espermicidas pueden reducir las necesidades de fecundación, las duchas vaginales postcoitos frecuentes y el aseo vulvar postcoito tienden a cambiar el medio vaginal, lo que dificulta la supervivencia del espermatozoide. Igualmente las posiciones inadecuadas durante el coito que facilitan pérdidas de semen disminuyen el número de espermatozoides que logran alcanzar el cuello uterino.

    Es importante tener en cuenta en el estudio y tratamiento las posibles implicaciones y complicaciones en la esfera de la sexualidad y posibles dificultades sexuales; es realmente beneficioso proporcionar una educación que devele los mitos, prejuicios y tabúes que existen sobre la sexualidad humana.

    Prof. Dr. Raúl Alberto Belén

    Dejar un comentario →

Dejar un comentario

Cancelar comentario

Buscador

Consulta On-line